Historia

Conservas CODESA, es una empresa familiar de 3ª generación, líder y abierta al tiempo actual, con una visión amplia de mercado dotada de excelente tecnología y un equipo humano altamente especializado, que preserva celosamente una artesanía de profunda tradición conservera con el “SAVOIR FAIRE” de nuestro maestro conservero “JULIAN FERNÁNDEZ”.

Desde hace más de 30 años, elaboramos el 100% de nuestros productos en nuestras instalaciones de la villa marinera de Laredo, con pesca procedente del mar Cantábrico, seleccionando la mejor materia prima y manteniendo siempre los métodos tradicionales y artesanales de elaboración. El compromiso con la tradición, nos hallevado a alcanzar en la actualidad un reconocido prestigio en el sector, el cual nos ha llevado en 2013 a ser reconocidos por “Las cofradías enogastronómicas europeas(CEUCO)” otorgándonos el premio dentro de los 14 repartidos por toda Europa como MEJOR PRODUCTOR ARTESANO TRADICIONAL EUROPEO en el XI congreso de CofradíasEnogastronómicas Europeas celebrado en Pécs-Hungría y recibir en 2014 el máximo galardón “3 ESTRELLAS” en los ITQi desarrollados en Bruselas por más de 120 sumilleres y chefs internacionales con estrellas “Michelín”.

Desde 1976.

En nuestra planta disponemos de modernas instalaciones con los mejores sistemas de calidad, verificación y control que cumplen la normativa exigida por la C.E, así como las certificaciones BRCTS, (British Retail Consortium Technical Standard) e IFS(Internacional Food Standard), ambas clasificadas con “A” e “High Level” – máximo nivel – que sin duda son, las certificaciones de calidad más exigentes y estrictas.

CANTABRIA

A finales del siglo XIX los primeros italianos en busca de materia prima para sus fábricas de salazón en Sicilia se asientan principalmente en la villa marinera de Laredo, encontrando en el Cantábrico y en este pueblo un enclave perfecto para el suministro y elaboración de salazón.

Con el tiempo otros pueblos como Treto, Santoña, Castro, Colindres, y San Vicente se fueron uniendo a este nuevo movimiento llegando a ser la elaboración de salazón la mayor actividad económica de los pueblos costeros Cántabros.

Las nuevas tecnologías y adaptación a las nuevas normativas de sanidad nos han hecho mejorar en todos los aspectos como instalaciones, sistemas de control y seguridad,trazabilidad, etc, pero en ningún caso a modificar las formas artesanales de elaboración,manteniendo así la esencia tradicional de elaboración con una mayor calidad de producto, pudiendo afirmar que a día de hoy, Cantabria es la cuna de la anchoa de Calidad.